Mensajes desde las estrellas...

6. feb., 2022

Ya tiene brotes la higuera…

… ya viene la primavera…

… ya está la mar serena…

… el sol ya calienta la arena…

… las abejas trabajan en su colmena…

… ¿y las hormigas… ¿dónde están las hormigas…?

… un tractor arrasó su vivienda…

17. dic., 2021

Todos los árboles en mí... yo en todos los árboles...

Todos los bosques en mí... yo en todos los bosques...

Todas las plantas en mí... yo en todas las plantas...

Todos los sueños en mí... yo en todos los sueños...

2. abr., 2021

… El miedo, de nuevo…

Saliendo a la luz, asomando, nuestros miedos más profundos… reflejados en todo lo que sucede…

Miedo a la muerte, a la enfermedad…

Miedo a no poder al otro controlar…

Miedo a que nos quieran controlar…

Miedo a pensar, y a dejar pensar…

Miedo a aceptar…

Afianzándonos a nuestras certezas, razones, pensamientos, ideas,… a la ciencia, a la magia…

Agarrándonos a aquello que creemos que nos salva…

No, la incertidumbre no la podemos aceptar… Esa incertidumbre tan real y tan irreal…

Querernos salir fuera, para en otro miedo más potente entrar…

Dándole fuerza a todo aquello que creemos que nos puede “salvar”…

¡¡Salvaos vosotros!!, dice Jesús, en Jesucristo Superstar…

Pero no, seguimos igual…

Las formas del miedo son sutiles, perversas, se cuelan… y nosotros le damos poder…

Y nos olvidamos… nos olvidamos de amar… pensando en todo lo que nos puede dañar…

Nos apartamos del otro, nos alejamos, quizás nos vaya a contaminar… con sus ideas, sus pensamientos, o sus formas de pensar… que no son más que eso… otras formas de pensar, de vivir, de sentir, de entender la vida, la muerte, el universo, la humanidad… buscamos ciencia, explicaciones… que nos ayuden a enhebrar los acontecimientos… pero seguimos buscando fuera… cuando todo dentro está…

El miedo de la humanidad, es nuestro miedo… no es “el otro”, ni “alguien del más allá” que nos quiera manipular… es simplemente nuestro miedo, que nos lleva a querer controlar, al poder, a dejar de confiar…

¿Y entonces…?

Caminar por la fina línea del medio… del equilibrio… Observando desde fuera… contemplando ambos lados, comprendiendo que todo eso es el miedo…

¿Y entonces… ?

El camino del amor, de la comprensión, de la compasión… más allá de las ideas, de las creencias, de los prejuicios, de los miedos…

Caminar por el camino del medio… por el camino del amor…

1. dic., 2020

Hogar…

… ese lugar donde puedo ser yo, donde cuido y me cuidan, protejo y me protegen, respeto y me respetan, donde hay paz, serenidad...

… donde lo que en cualquier otro lugar perturba, ahí deja de perturbar, y es acogido… sin juicio…

… aquel lugar donde nadie me observa, nadie me enjuicia…

… donde puede sentirse, y hasta verse la paz…

… donde se escucha la vida, la risa…

… donde huele a fuego, a comida, a flores, a incienso… ¡a vida!...

… donde el llanto también tiene su lugar, y su espacio… sin prisa…

… el lugar que se deja iluminar, calentar, guiar, por el sol que entra…

… y en el que se permite descansar cuando la lluvia arrecia, cuando la oscuridad de la noche el cielo llena…

Hogar… donde las palabras y las risas fluyen, y donde el silencio, tantas veces, impera…

Hogar… lugar de encuentro… donde expresar… sin complejos… sin miedos…

… allí donde se puede soñar…

… Lugar de creación, de imaginación, de estar, de colocar, de mover… de abrir y cerrar…

… Ese lugar donde el “no hacer”, y amigo del silencio cierran la puerta a la culpa, al juicio, al frenético “hacer…”

… donde se puede parar….

… donde rendirse está permitido… porque es ganar…

… Hogar… aquel lugar…

11. ago., 2020

- Maestro, una pregunta ¿Cuánto me tengo que esforzar para cumplir mi misión? ¿Qué tengo que hacer? ¿Hacia dónde debo mis pasos dirigir...?

- ¿Acaso el mar se esfuerza por ser mar, el viento por ser viento, el sol por ser sol... la tierra por tierra ser...?

¿Acaso en ese no-esfuerzo no están expresándose en todo su poder, en todo su ser...?

¿Acaso sin esforzarse son, están y expresan su más pura esencia?...

¿Acaso sin esforzarse no nutre el agua la tierra, evapora el sol el agua, y la tierra os alimenta...?

¿Crees que el mar, el sol, el viento, la tierra... se esfuerzan por ser, o simplemente SON...?

¿Acaso va el agua y piensa: "Voy a llover aquí, pobres, que lo necesitan..."? 

...¿O acaso el viento decide cómo y dónde soplar...?

¿Acaso el sol decide cuándo calentar..?

SON, y desde su ser expresan su más pura esencia... el mayor regalo que nos pueden dar...

Por eso, si quieres algo dar, tu misión realizar, a tu propia esencia, a la más pura, habrás de llegar...

A partir de ahí todo, sin esfuerzo, se dará...

El secreto está, apenas, en no forzar... y por tu alma dejarte guiar...